“Viajar es fuga y búsqueda a partes iguales”

Written by Nadia Tabernero

April 2, 2019

Hay momentos en la vida en que uno siente que tiene que escapar, largarse a alguna parte con billete de ida y sin intención de vuelta. Aquí sentada en el sofá de mi casa y buscando inspiración con Spotify sonando a todo trapo, acabo de ver por la ventana un avión aún ascendiendo desde Barajas rumbo a cualquier parte del mundo. Y yo, aquí sentada en el sofá de mi casa, me muero de envidia pensando que yo podría ir en ese avión, que yo podría aterrizar en cualquier aeropuerto y encontrar esa paz que llevo tanto tiempo pidiendo a gritos, lejos de aquí. Me muero de envidia pero aquí estoy, sentada en el sofá de mi casa, recordando todas esas tardes que pasé mirando precios de billetes de tren que al final no compré.

Tengo una lista entera de restaurantes donde quiero comer, paisajes que quiero fotografiar, ciudades que quiero visitar y cientos de planes que quiero hacer. Y me he dado cuenta de que esa lista no baja porque no encuentro quien la complete conmigo. Y no sé por qué, siempre he pensado que sin compañía las cosas no se disfrutan igual, y que no podía ser tan rara como para ser la única que quisiese hacer todas esas cosas, así que esperé, a que mis amigos tuvieran el suficiente dinero, el suficiente tiempo o las suficientes ganas.

Total, que sigo aquí sentada en el sofá de mi casa sintiendo que ya he esperado suficiente. Yo me considero una persona con sed de vivir, de conocer nuevas culturas, nuevos paisajes, nuevos sabores y nuevas sensaciones, de disfrutar de nuevas experiencias y de explorar nuevos puntos de vista, pero me he cansado de buscar acompañantes, de perderme oportunidades y experiencias por mi estúpida intención de adaptarme a los demás, de adaptarme a su forma de vivir; a sus horarios, a sus planes, a sus gustos y preferencias, a sus excusas… como si yo no tuviese las mías. Estamos tan acostumbrados a llevar el ritmo de vida que nos imponen que ni siquiera vemos la posibilidad de salir del ciclo y simplemente pararse a pensar a dónde vamos.

¿Cuántas veces has necesitado escapar y te has quedado quieto? ¿Cuántas veces te has sentido incomprendido? Tal vez te sientas solo porque te has alejado de ti mismo, te has cargado a la espalda miedos que no son tuyos, o simplemente estás tan cómodo en tu burbuja artificial que vuelves a dejarlo todo pasar y a quedarte con las ganas.

Hasta que te vas, y empiezas a vivir…

“Estamos tan acostumbrados a llevar el ritmo de vida que nos imponen que ni siquiera vemos la posibilidad de salir del ciclo y simplemente pararse a pensar a dónde vamos.”

Muchos piensan que viajar es una forma de huir (la más bonita en mi opinión si esto fuese así), pero se equivocan; el viaje es fuga y búsqueda a partes iguales, es una forma de reconciliarte contigo mismo y con todo lo que te has estado perdiendo por creer que dependías del apoyo de alguien más para perseguir tus sueños, de descubrir nuevas formas de ver la vida que ni tú mismo sabías. De conocer y de aprender, de enriquecerse y de compartir. Cuando rompes con todo y tomas la decisión  de lanzarte al vacío y hacer todo lo que nunca pensaste que harías, nada te vuelve a saber igual, y empiezas a entender que la vida te la cuentas tú mismo. Nadie va a empujarte a disfrutar de la vida, pero muchos intentarán cortarte el paso si ven que vas en dirección contraria. Nos dicen que estamos locos por tener una meta diferente, por atrevernos a hacer lo que ellos jamás harían, por preocuparnos por lo que queremos nosotros y nada más, como si tuviésemos alguna obligación de frenarnos por ellos. ¿Estamos locos por querer afrontar los peligros que nos cuentan?¿Estamos locos por aspirar tan alto que nadie alcance a verlo cuando lo logremos?, ¿o por querer vivir cada minuto de nuestra vida como si fuese un reto?.

Vámonos; los locos hacen locuras.

Artículos Relacionados

¡Enterate de los nuevos post!

¡Síguenos!

¡No te pierdes nada de nuestra comunidad y síguenos en las redes sociales!

Recibe nuestra Newsletter

Entérate de las novedades y recibe en tu correo nuestra Newsletter